divendres, 28 de novembre de 2008

OLEO sobre NEURONA


Me interesa el deshecho per se, no para reciclar. El reciclaje me parece un circuito fútil de la civilización, otra cosa más que va contra el instinto humano de acumular basura desordenada. La basura agrupada entre los escombros de contáiners destinados a material inservible de una obra son un pozo de conocimiento. Columnas de opinión de diarios mezcladas entre guijas y arena, la sartén por estrenar friendo los Veinte poemas de amor y una canción desesperada de Neruda que alguien tiró por aburrimiento o desamor conviviendo con un támpax que sí hizo su función.

O grabar frases sueltas y engarzarlas sin sentido, hacer psicofonías con párrafos aleatorios de Boris Vian y despojar de su función a toda cosa o ente que la tiene.

infarto temporal extenso,
todo vuelve a empezar
hay burbujas diagnósticas y cosas malas que le pasan a la mala gente.
buscando en la red y registrando. Ayer volé a este rincón del tiempo, descuidado, olvidado, enormemente roto, opaco.
Que así sea.
Descansar en una cama limpia y blanca con un código de barras bordado en la almohada y en la cabecera de las sábanas. Un cuarto sin marcas de vida en las paredes ni sombras en el techo

infarto temporal extenso

en una habitación, en una lavadora radioactiva, lo gris viró a negro. Solo, humillado. Mi cerebro ha alcanzado el nirvana de la basura: no tengo nada que reciclar

Tots els continguts d´ aquest bloc, excepte on està especificat, són creació i propietat de © Jordi Roldán 2007-2012.