dilluns, 23 de febrer de 2009

METRICA MOVIE: MOJON N5


en el día de Carnaval de no sé qué año, se sentaron en el mismo plató de televisión M. Milá, Patricia (del Diario de Ídem) y Jaime Cantizano, y el mundo dejó de ser algo mecánico y cartesiano. El neodarwinismo había alcanzado su máxima cota y al fin supimos que escasamente existen en el planeta unas cien mil personas.
ése día, todos los presentadores de la televisión reconocieron que ellos mismos eran sus invitados y sus contertulios. Patricia hacía de Patiño cuando necesitaba liberar tensiones, Cantizano se ponía un bigote y camisas coloreadas y emergía como un torrente imitando a Mariñas y la Milá reconoció finalmente, que era toda la juventud española.

creo recordar que ése día, como un efecto dominó, hasta los políticos reconocieron que eran ellos mismos sus electores, que ZP era también incluso sus ministros y hasta Felipe González y que Rajoy se difrazaba de mujer y desempeñaba el papel de Esperanza Aguirre o se afeitaba la barba y con el bigote que le quedaba, iba a Georgetown a dar una conferencia o a las Azores a firmar la invasión de Irak como si fuera Aznar. No estoy seguro, pero me pareció ver también a Garzón admitiendo que había tenido que hacer de narcotraficante y de Pinochet.

ése día recuerdo que la noticia de que en España únicamente debían vivir unas cien personas, corrió como un reguero de pólvora y llegó a Estados Unidos.
Michael Jordan se vio obligado a reconocer que con la corbata, el traje y una cinta magnetofónica enrollada al pecho para soltar discursos sin parar, estaba obligado a ejercer de Obama, que Spiderman se ponía el traje de Superman en sus horas libres y que Britney Spears era en realidad Madonna.

se supo también aquél día, que el guionista de CSI escribió la obra completa de Allan Poe, que el creador de Los ricos también lloran había hecho antes la mayoría de los capítulos de Cien años de soledad y que Rayuela era fruto del ingenio del director de Doctor en Alaska.

aquél día en el plató de la televisión, todo viró a blanco y negro. De repente, la gente se quitó los disfraces y salió a la calle vestida de diario. Creo recordar que fue un Carnaval, aunque no estoy seguro. En mi vida me he comprado una máscara y desconozco la fecha exacta de tal evento.


Tots els continguts d´ aquest bloc, excepte on està especificat, són creació i propietat de © Jordi Roldán 2007-2012.