dilluns, 20 de juliol de 2009

NORTHERN EXPOSURE TUNEADA vol 18


Sólo quedan los restos, pero todavía escuecen, ropa de hace cinco años con fragmentos de matorrales en los dobladillos de unos tejanos, la cuenta del bar (cocacola y agua mineral) en el bolsillo de una camisa a cuadros, acordes mudos entre las camisetas y muchas lágrimas que humedecen los vestidos. Recuerda Shelly que cuando se fue de Cicely hacia Juno los concursos de Miss Paso del Noroeste eran igual de malos que ahora y el punto de lectura en el interior de Rayuela no se ha movido. Piensa Shelly en las cosas que ha vivido a través de la memoria y las que ha creado por culpa de ella. Cree Shelly, mientras continua escudriñando el altillo del armario, que es imprescindible quemar la tierra pisada con el mejor whisky, prender fuego al lóbulo temporal y extender las cenizas en el microtomo del presente para trocearlas en infinitas partes. Se acuerda Shelly de la tierra y piensa en Luis Cernuda. No sabe si lo llegó a conocer o si es sólo un dejà vu de alguien que en el bar de Holling, antes de pagar la copa de orujo, murmuraba: ¿Mi tierra? Mi tierra eres tú. Qué es si no eres tú.
Se siente Shelly con miedo al vacío y le entran ganas de huir de su acomodo y convención, de ser tierra fértil y productiva.

Tots els continguts d´ aquest bloc, excepte on està especificat, són creació i propietat de © Jordi Roldán 2007-2012.