dimecres, 23 de desembre de 2009

zzr

El brother, que es el Knopfler de las motos, el local hero de la ribera, un apóstata de los cuarenta, se ha comprado un nuevo caballo. Cabalga poco pero intenso y siempre desenfunda rápido los ABS. Se podría decir que su acelerador son los frenos, o que sus excursiones son cortas pero meditadas, representa el paso intermedio entre Randy Mamola y el gran Mick Doohan: espectáculo estético y sobriedad en el consumo, siempre dispuesto a apurar bien la frenada, que el depósito lo carga el diablo.
Pronto protagonizará un nuevo western, permanezcan atentos a su retina o a sus recuerdos. Si ven pasar un cuadrúpedo negro plateado por la principal carretera de su ciudad es que por allí los duelos están resueltos, a golpe de embrague, a golpe de código penal. Recuerden, tengan cuidado ahí afuera, no se hace responsable de las liquidaciones en la tienda de souvenirs sentimentales ni de los vahidos que produce al revisar documentos mercantiles.
Si escuchan estas notas de guitarra piensen en el efecto doppler, no es que estén sonando, es que ya las tocó.




Y tiene un plan, llenar de motos el mundo y que por los tubos de escape suenen los Dire Straits a toda pastilla...




...y casarse [esto aún no lo sabe] con Emmylou Harris en Los Ángeles, que es un bar del Órbigo...



...y regar todos los jardines de geranios con gasolina súper, y escribir un manifiesto que dictamine al fin que somos Brothers (y sister 3,14) in arms.


Tots els continguts d´ aquest bloc, excepte on està especificat, són creació i propietat de © Jordi Roldán 2007-2012.