dilluns, 21 d’abril de 2008

PROSPECTO: TRANKIMAZIN


Soy Wilkins, tal vez Collins, el tercero del ADN, o el que se queda en el interior del Apolo XI. Enuncio la primera ley de la termodinámica emocional (la energía no se crea ni se destruye, se transforma) y volveré a quedarme a las puertas de la gloria. Es mi sino:

” Nuestras derrotas y tristezas, las victorias o felicidades, son energía sentimental, y como tales, ya existían antes de nacer. Los amores ganados, los perdidos, ya estaban presentes intraútero. La sabiduría, si nos creemos capaces de estar por encima de los acontecimientos, el azar si somos humildes, determinan el hecho de colocarnos a un lado u otro de la balanza. El amor de otro amor, es una transformación de aquél que nos quiso; la rabia y el rencor que nos inunda, no es más que la rabia y el rencor de otro amor que no nos quería y nunca lo hizo. No destruimos relaciones, tampoco las creamos, porque ya existían en el tiempo del segundo 0. Lo que hacemos es pasarlas por el filtro de la existencia, las procesamos en nuestro cerebro erótico, y esperamos que en el initial deal, tengamos casi a punto, una escalera de colores”


Tots els continguts d´ aquest bloc, excepte on està especificat, són creació i propietat de © Jordi Roldán 2007-2012.