dilluns, 18 d’agost de 2008

OLEO sobre N.J



a) James Bond iba a los san Fermines cada año, miraba los encierros desde la barrera y después se escondía en el hostal casa Iñaki a escribir. También se metía EPO sintética y se hacía autotransfusiones. Se sacaba la sangre en Colorado y se la inyectaba en Pamplona. Jamás
le pararon en un control de aduanas porque camuflaba la sangre en bolígrafos pilot de tinta roja.Tenía el arsenal de jeringuillas y sueros en el cuartucho de la planta baja de su casa de Ohio. Su marido desconocía ese perfil yonki, hasta que un día, la niñera, por error, le enchufó al bebé un frasco de sangre superoxigenada en lugar de un potito de pollo. La criatura murió en pocas horas víctima de una poliglobulia. Ethan Hunt, su pareja, traumatizado por el evento, le pidió el divorció. Meses después, se le vio paseando por Los Angeles con Norma Jean, una cantante inglesa que se había hecho famosa por componer una canción a Elton John.
b) Bond, James Bond, tiró toda la EPO y vendió los litros de sangre acumulados en París. Vendió también la casa de Ohio y alquiló una celda en el monasterio de Montserrat. Estuvo recluido durante tres años en los que elaboró un ensayo sobre los ciclistas del Tour de Francia que fue un bestseller. Con el dinero ganado se mudó a Brooklyn y se hizo del partido republicano. Seis meses después, como candidato a la presidencia, declaró en el programa del reverendo Mackintosh que se arrepentía de haber consumido drogas. Eso le hizo subir en las encuestas y ganar las elecciones. Se convirtió en un virtuoso del eufemismo y mandó invadir paises por el bien de la economía petrolera, buscando en realidad, laboratorios humanos donde probar drogas sintéticas.
c) En el despacho oval, Jimmy Bond chateaba con Putin e intercambiaban ficheros de fotografías. Si uno mostraba la imagen de una mujer chechena con las tripas fuera, el otro enseñaba a un iraquí decapitado con un tatuaje en la frente que ponía Born to kill. Se lo pasaban en grande.
d) Norma Jean conoció a Bond en una telecofiesta. El presidente se enamoró de su cara y sus pechos teñidos de rojo cuando salió de un pastel de frambuesa. Al día siguiente ya le acompañaba en el coche oficial camino a Dallas. En la curva que gira hacia la avenida principal, Jean le susurró al oído un happy birthday que resonó en el cerebro de Jimmy como una bala del calibre 33. Segundos después, Norma volvía a envolverse de un color encarnado con sabor a hierro.
e) Ethan Hunt, desde una terraza adyacente, dejaba el rifle en la pared y apretaba la mano derecha para que el líquido viscoso no refluyera. En Moscú, Putin encendía el ordenador y abría un archivo del correo electrónico: autotransfusiones Georgia. J. Bond.

Tots els continguts d´ aquest bloc, excepte on està especificat, són creació i propietat de © Jordi Roldán 2007-2012.