dijous, 18 de desembre de 2008

ANALÓGICA: acuérdate


Enfrente de la tumba del poeta, colillas y un crisol de flores de plástico adornando un epitafio extenso e inservible, como todo buen poema.
Una escalera sin peldaños reposa con los pies en la hierba circundante y la cabeza en un ciprés australiano que ejerce de sombrero. Y la intenté subir, por primera vez.

La fuerza del reverso, la cruz, la hibernación, el nunca, el olvido, el negro, el cero, de lo que no es, no ha sido, no fue, apartarse,
sentirse mar adentro nunca orilla, carretera con línea contínua sin arcenes, cuerda floja sobre red de cristal,
deshabitar todo ese universo, ser una sombra apretada contra la pared
vivir el final que son segundos, errores acumulados, afortunadamente,
necrosis tisular completa de un organismo complejo

Podría ser así:

pero nunca te acuerdes de lo que un día escribí pensando en ti

Aunque sea mejor lo no dicho o incluso lo callado

segundos finales, parar máquinas, contemplar desde una cama que se apaga la bombilla y el filamento viejo e inservible

Podría ser así:

puedo más y no me quedo, aquí no me quedo



Tots els continguts d´ aquest bloc, excepte on està especificat, són creació i propietat de © Jordi Roldán 2007-2012.