dilluns, 16 de novembre de 2009

NORTHERN EXPOSURE TUNEADA vol 20.


Ha ido Chris de la mañana a un festival de música. Observó este locutor que la mayoría de grupos no respondían a un género determinado, con acordes y sonidos heterogéneos se habían encargado de borrar las etiquetas. Había violines en un grupo de rock, la guitarra eléctrica rasgaba la música celta e incluso se escuchó una bateria eléctrónica en el cuarteto de cámara que vino de Soweto.
Conversé en el bar con diferentes personas que estaban dentro del recinto, un velódromo adaptado para la ocasión. Ninguna de ellas me habló de la pérdida de identidad de tal sonido o tal estilo. Me hablaron de si sonaban bien, mal o les gustaban o no.

Ahora aquí en este estudio de radio, rodeado de vinilos, casetes, CDs y formatos de archivo en MP3 me pregunto en qué punto se encuentra la literatura. En qué punto y de qué manera se ha llegado a legislar la creatividad en la escritura. Cuánto tiempo tiene que pasar para leer o escribir y dejar de encasillar. Frases del tipo, sí es un buen relato o un buen poema, piensa este locutor que no tienen sentido a estas alturas, piensa en realidad que no han tenido sentido nunca. Aunque todo se puede llegar a entender y a encorsetar, por supuesto.
Escribe como vives, como ves las cosas, la realidad que te envuelve, como si tocaras. Es un buen libro, una buena obra, son en estos nombres donde habría que moverse.
No piensa este aficionado cuando escucha una canción si es country o jazz, piensa si le emociona. Ahora que la neurobiología de los sentidos ha tomado la importancia que tiene dentro de la especie humana, ahora que se habla de diferentes tipos de inteligencia, no entiende este locutor que lo escrito continue con la misma deriva, con los mismos tics, con las mismas gracias y con el mismo encasillamiento.


Las fronteras han sido las grandes generadoras de ideas y por ende de vida. No se ha sacado nunca nada de la asepsia del círculo y de su perfecta simetría, siglos y siglos dibujando una naturaleza antropocéntrica para descubrir a posteriori que la Tierra se movía como una elipse alrededor del Sol y que este último era una estrella de las infinitas estrellas que existen. De lo puro, de lo falsamente puro, término que por otra parte duda uno de su existencia, lo único que se puede sacar es una barrera creativa, un encarcaramiento congénito en el que perder el tiempo.

¿Por qué la ecuación del Principio de Incertidumbre no quiere decir que tanto un ensayo como un poema puedan ser lo mismo? ¿por qué la física cuántica tiene que hablar sólo de partículas y no de versos? ¿por qué el Aire Nuestro de Vilas no es en realidad la teoría general de la Relatividad escrita desde Z?

Llegados a este punto de mezcla matemática, biológica, filosófica, literaria... lo que queda es difrutar de la música no de los estilos. Esto último es un mero artificio que no tiene nada que ver con lo afinado que esté el instrumento.

Rodrigo Leao, Ave Mundi, desde la K-Oso.


Tots els continguts d´ aquest bloc, excepte on està especificat, són creació i propietat de © Jordi Roldán 2007-2012.