dilluns, 21 d’abril de 2008

MIKE HAMMER TUNEADA vol 1

Llevaba Némesis médica debajo del brazo, pasado a PDF y encuadernado en la fotocopiadora de Vannesa Jean. Se lo copió íntegramente de la dirección http://www.ivanillich.org/Linemes.htm, enterándose a través de su primo, un funcionario de la morgue del hospital de Baltimore que se dedicaba a destripar los cuerpos inertes de yonkis, putas y emigrantes, pesar sus órganos y después cerrarlos con una aguja para coser elefantes africanos. Lo hacía de una forma tan rutinaria que incluso a Hammer le resultaba violento, y eso que él estaba acostumbrado a escenarios macabros. Según Johnny, su primo, las enfermedades eran un invento moderno, él nunca había visto ninguna de cerca en los casi veinte años que llevaba destapando anatomías internas. Para él todo estaba causado por los propios humanos, sobretodo por los soviéticos, que Johnny era un hombre de convicciones y se había quedado en 1985, antes de la Perestroika y la caída del Muro. Así que siguiendo su consejo, leyó y releyó el libro de Illich, hasta convertirlo en su ensayo de cabecera, un analgésico particular, incluso cuando estuvo ingresado lo tuvo en la mesilla de la habitación de la clínica, a ver si así intentaba convencer a algun sanitario de que lo que hacían era una especie de magia que no servía para nada, una suerte de acupuntura tecnológica vestida con palabras incomprensibles para que el gran público desconociera el fraude que había detrás. Bien es cierto, que pasó más de dos tercios de su estancia hospitalaria en la UCI, Glasgow 7, y eso que empezó con un simple dolor de rodilla después de un ajuste de cuentas con una banda de traficantes de órganos.

Tots els continguts d´ aquest bloc, excepte on està especificat, són creació i propietat de © Jordi Roldán 2007-2012.