dilluns, 21 d’abril de 2008

NORTHERN EXPOSURE TUNEADA vol 3


Al cruzar el estrecho de Bering, Fleischman se dio cuenta que, había olvidado el cable USB para conectar el MP3 al portátil que llevaba en la alforja destinada al material electrónico. Se lo había dejado en la tienda de Ruth-Anne, antes de llenar los trineos con abundantes víveres. Eso quería decir, que no podría cargar canciones nuevas, ni recargar el reproductor de música hasta su llegada a Rusia. Y es que los yankees habían creado un paraguas de wifi en todo el estado de Alaska, que llegaba hasta sus fronteras, así nadie se quedaba sin poder conectarse a la red. La idea había sido del nieto de G. Bush Jr, G. Bush ReJr bis, actual presidente. La página predeterminada de inicio cuando uno abría el navegador de internet en territorio norteamericano era la web oficial de la Casablanca (http://www.whitehouse.gov/). Pensaban que así, el americano medio, al ver la foto del presidente cada día, con su eterna sonrisa y sus manos acogiéndoles en su seno, no perdería nunca la fe en su país, ni en su bandera, ni en su presidente junior junior bis.
En el fondo, lo que más le jodía a Joel, era que no podría escuchar el Starry Night de Mclean durante muchos días, porque a pesar de que lo tenía tanto en el MP3 como en el portátil, los auriculares del reproductor no se podían enchufar al ordenador. La guerra PC - Apple, perduraba en el tiempo, y eso de las compatibilidades no había quedado resuelto, ni quedaría. El nieto de Gates y el de Jobbs, heredaron el ingenio mercantil, pero seguían sin heredar las virtudes diplomáticas, lo que servía para uno no lo era para el otro, y viceversa. Las guerras del siglo XXII eran las informáticas, y la humanidad no sabía que les depararía el mañana, como dijo Pessoa antes de morir.

Tots els continguts d´ aquest bloc, excepte on està especificat, són creació i propietat de © Jordi Roldán 2007-2012.