dilluns, 21 d’abril de 2008

OLEO SOBRE LIENZO 82 x 114 cm


Siglo XXI. Barcelona. Preámbulos de Operación triunfo, Tú si que vales y Tienes talento literario

Y entró un tal Jorge L. en la sala. Por fin le había llegado el turno. Delante suyo, tres personas entendidas en la materia de lo que se terciaba, esperaban a que el candidato mostrara sus habilidades.
- Buenas tardes. Me llamo Jorge L. y vengo de Buenos Aires
- Adelante Jorge, le dijo el más joven
- ” La candente mañana de febrero en que Beatriz Viterbo murió, después de una imperiosa agonía que no se rebajó un solo instante ni al sentimentalismo ni al miedo, noté que las carteleras de fierro de la Plaza Constitución habían renovado no sé qué aviso de cigarrillos rubios…”
- Vale, vale, es suficiente. Demasiado lejano. A ver lee otro
- ” En ese instante concebí mi venganza. Benévolo, manifiestamente apiadado, nervioso, evasivo, agradecí a Carlos Argentino Daneri la hospitalidad de su sótano y lo insté a aprovechar la demolición de la casa para alejarse de la perniciosa metrópoli que a nadie ¡créame, que a nadie! perdona. Me negué, con suave energía, a discutir el Aleph; lo abracé, al despedirme y le repetí que el campo y la seguridad son dos grandes médicos…”
- ¿Qué es eso de El Aleph? No se va a entender, muy fantasioso. Creo que no tienes el perfil que pedimos
- Es que es mi obra más madura
- Lo siento Jorge L. Gracias por todo, pero no pasas a la siguiente fase. Por cierto, la puerta de salida te queda a la derecha
- Gracias pibe.

Y entró otro. Un escritor catalán que movía mucho la cara, una gestualidad contínua (sospecho que debía tener alguna alteración prima hermana al síndrome de Gilles de la Tourette, o precisamente ése mismo síndrome).
- Bona tarda. Quiero decir buenas tardes. Me llamo Quim M.
- Cuando quieras Quim M.
- ” El hijo del del señor Beneset llega a la la residencia y sasaluda a la chica que hay en recepción, una joven amable y sensata que que fue, de hecho, quien cuando bus-caba una residencia donde donde cuidasen al señor Beneset, decantó la balanza e hizo que optara por ésa y no por la otra que también le gustaba, en el Putxet…”
- Suficiente. Ahora algo de poesía. Por cierto lees fatal
- Es que no no tengo ningún poema
- ¡Pero que es esto! Vienes a un casting y ¿no traes nada de poesía? Es inaceptable. Sabes que aquí lo mismo hay que saber teatro que componer un soneto que hacer un cuento
- Pues yo no no toco ése tema tema
- Pues muchas gracias pero no guardas el perfil, dijo el de las gafas oscuras
- Gracias y no nos hagas perder el tiempo, le espetó con malos gestos la mujer del trio

Y así entraron n escritores que no conseguían pasar a la siguiente ronda. Unos por poetas heterodoxos, otros porque si hacían cuento introducían algún verso, otros por dramaturgos narrativos, otros por cuentistas poéticos, otros por poetas teatrales, otros por teatrales cuentistas, otros por no dominar las elipsis, otros por mezclar la ciencia con la literatura (eso es confundir las churras con las merinas hombre, no nos tome el pelo), otros por leer fórmulas matemáticas entre cuartetos (que esto no es para resolver jeroglíficos niño) y otros finalmente por todo lo contrario.
El jurado estaba desesperado [hay que puntualizar que entre los miembros del jurado no había ningún escritor ni ninguno de ellos había escrito un libro. Uno era un publicista, el otro un profesor de teatro histriónico y la otra, ahora no me acuerdo]. El caso es que no había manera de que apareciese ningún David Bisbal narrativo ni ningún Bustamente del verso. Qué desastre.

Hasta que al fin entró un inglés. Ken F.
- Buenas tardes. Me llamo Ken F.
- Venga Ken, dale ritmo
- ” Esta historia se ambienta en época medieval, y se articula a través de personajes y línea narrativas independientes que posteriormente se entrelazan.
El argumento se centra en la construcción de una catedral en Kingsbridge (aunque existe una localidad real con ese nombre, situada en el suroeste de Inglaterra, cerca de Plymouth y Torbay, en la región de Devon, nada tiene que ver con la de la novela, que es ficticia), que introduce el nuevo estilo gótico asimilando los hallazgos de la Iglesia de Saint-Denis (próxima a París), y a su alrededor recreo varias historias y personajes que hacen que la construcción pase a segundo plano”
- Muy buena pinta Ken, muy buena pinta. ¿Qué pensáis chicos?
- Yo creo que debe pasar la ronda
- Estoy de acuerdo. Debe pasar a la siguiente fase. Además es inglés, y eso tiene un gancho que te cagas. Ya era hora coño. Si es que el panorama literario en castellano es una ruina.
- Pues nada Ken, que nos vemos en la final. Pasas a la siguiente fase

Y Ken F. salió de la sala dando saltos.

En la barra del bar de la sala de espera, Jorge L. y Quim M. charlaban de forma fluida. Jorge L. le estaba acabando de leer una obra menor, una que no pasaría a la historia de la literatura Universal, porque era una mierda.
- Se titula El Aleph, y me han dicho que es demasiado fantasiosa.
- Pues a mi, a mi, me me gusta. Yo les he leído un un fragmento de Mil cretins en en castellano, y parece que no no no les ha disgustado, pero luego me han pedido que les les les leyera un poema y yo no ten-go ninguno. Así que fuera
- No te preocupes Quim M. Intuyo que serás uno de los mejores cuentistas de la literatura en español o en catalán
- Creo que ni ni los unos saben que es el otro ni ni los otros saben que es el el uno. Parece ser ser que hay más barreras entre Cata-cataluña (perdón Catalunya) y el resto de España (perdón el resto del Estado español) que entre Inglaterra y y y Francia
- Eso son cosas menores Quim
- Serán menores pero no no se entienden. En cualquier caso mu mu muchas gra gracias. Por cierto, estoy a tu derecha
- Gracias hombre, es que me había despistado. ¿Crees que por ver mal me habrán descartado?
- Bueno, no eres lo que se dice un Adonis, pero mira Stevie Wonder
- Ya pero es que es americano
- Hoo hoostia tienes razón

Estos fueron los comentarios cuando vieron salir a Ken F. con tanto ímpetu:
- Éeeste llegará le lejos amigo Jorge L.
- Ya te digo. Y con sólo un laburo
Después se descojonaron de la risa

Tots els continguts d´ aquest bloc, excepte on està especificat, són creació i propietat de © Jordi Roldán 2007-2012.