dilluns, 21 d’abril de 2008

A TEAM REMASTERIZADO vol 1


Otro día más en Crandon Beach, todas las mañanas y las tardes eran iguales. Sol, cócteles y la última edición del Nuevo Herald de Miami para concluir el día. Se supone que era un tipo de acción, lo había sido toda su vida, aún así, a pesar de las dolencias prostáticas, el olor de la furgoneta negra y las causas perdidas continuaban en su inconsciente.

La última vez que vio a Murdock fue en un psiquiátrico cercano a El Paso. Apenas le quedaba pelo y menos todavía historias que inventar. Le dio tanta pena que no entró a charlar con él, se limitó a observarlo desde las rejas del recinto. Estaba aislado, solo, era una sombra. Ya no le quedaba aquella chispa de locura y de locuacidad, ahora era un ser catatónico, amarrado a una silla de ruedas y a una conductora con traje blanco y fenotipo de buena samaritana.

A MA lo vio el otro día por la CBS en el SmackDown haciendo de sparring de lucha americana. Su contrincante era el Gran Khalil, un ser de 210 cm o 220 cm, que más da, no tenía ni para empezar con el antiguo MrT. Ahora cobraba por perder y dejarse revolcar por tierra [los tiempos cambian a pesar nuestro].

De Fénix no sabía nada nuevo a parte del último mail que recibió hace un par de años, y la dirección del Youtube donde salían algunos de los capítulos que había rodado. Emigró a Venezuela, estaba harto de la adrenalina de salir corriendo y cambiar de lugar de residencia por culpa de Decker. Se dedicaba a rodar culebrones haciendo de galán venido a menos…

Con lo buenos que eran los cuatro juntos… tal vez tendría que emigrar a Alaska.

Tots els continguts d´ aquest bloc, excepte on està especificat, són creació i propietat de © Jordi Roldán 2007-2012.