dimecres, 28 de maig de 2008

MPR 1.5


http://www.elpais.com/recorte/20040828elpepirdv_13/SCO250/Ies/Meryl_Streep_i_Memorias_africa_i.jpg

existe un mundo de grises en el sótano, disecciones anatómicas pixeladas
es un buen lugar para ése color y para ver la luz que, a pesar de todo, se cuela por las ranuras que dejan las pantallas cuando el ánodo se enciende, la única luz a la que aspiro

existe otro mundo de grises en la superficie, apixelado, que es como decir analógico, donde no existe lugar para la disidencia
donde se vivisecciona
aquí, ahora, está pasando [dice el presentador de tele5]

yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong

aspiro a la luz que saldrá del interruptor que ya no funciona o del que está pero mira hacia el suelo, la luz que se cuela con serrín a través de la pantalla cuando el cátodo se muere de fuego

no existen buenos lugares para el gris, ni los pixelados ni los analógicos, ni subsuelos ni primeras plantas. El gris inunda todo incluso en los días de agosto en cualquier isla del Mediterráneo. La soledad tiene a veces ese color, la soledad es también, escuchar tus propios latidos en busca de extrasístoles

"las matemáticas son una lengua universal para estudiar los problemas" (Sir Michael Atiyah. El Pais. Miércoles 28 de mayo de 2008), y sigo pensando, que dos más dos la mayoría de veces suman cuatro, pero no es raro que sumen cinco o tres. A veces dos más dos no suman, igual que uno más uno, en ocasiones dividen, en otras restan y en otras multiplican, aunque el signo + sea el que dirija las operaciones. De hecho, los números y sus reglas siempre han sido del colectivo antisistema

yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y la luz se escapaba entre los dedos de la Olivetti. No había pantallas ni disidencia. Mis padres tenían una casa a los pies de la ribera del Órbigo y yo viajaba en trenes a encontrarla, trenes en los que nunca conseguía dormir. Olían a renfe y a váteres en los que no entré, dormitando hacia ningún lado entre raíles, en París -Texas

existe un mundo de viajes hechos y de destinos preferidos, existe un mundo en órbita que me aburre y pixeles en gris que destapan lo mejor que tengo: dos ojos y unos dedos que no paran de teclear: masa hiliar con extensión mediastínica englobando a la arteria pulmonar y al bronquio principal ipsilateral. Adenopatías mediastínicas y hiliares contralaterales. Nodulillos pulmonares de 10 mm. Neoplasia bronquial, radiológicamente T4N3M1

en el sótano, se cuece el universo de las estrellas, estrellas masivas que crecen de luz y se concentran hasta que acaban explotando. La neoformación es más pura cuanto más metastásica, porque es en esas condiciones donde radica su naturaleza: división, multiplicación de forma incontrolada. El cáncer se podría decir, es la versión mejorada de la evolución biológica y de la Biblia: creced y multiplicaos [seguimos sin saber el cómo]

yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y vivía en un sótano rodeado de tonos grises, pantallas por las que se escapaba la luz cuando el ánodo y el cátodo iniciaban el cataclismo del rayo. Mientras, en la consola principal firmaba T4N3M1 = estadio IV = supervivencia a los cinco años del 1%.
En el cartel de la puerta estaba de todas formas anunciado: no toquen, saldré a avisarlos. Pero no era Robert Redford ni tu Meryl Streep, y Sydney Pollack acababa de morir (qué mal suenan los pareados, pero este es inevitable)

Tots els continguts d´ aquest bloc, excepte on està especificat, són creació i propietat de © Jordi Roldán 2007-2012.