dilluns, 26 de maig de 2008

OLEO sobre PENTAGONO de ELIPSIS

http://garciacapitan.auna.com/problemas/pentagono/pentagono3.jpg

Gorka había perdido el miedo a Neruda y aquella noche lo tiró por la ventana junto con la última edición del diario local. Después siguió con el resto de libros. La estantería quedó vacía...

Era un líder consumado, en todos los niveles. Manuel se regía por una conducta extremadamente recta y su palabra valía tanto como un contrato con 103 cláusulas. Estaba casado, desde hacía trece años, tenía dos hijos, niño y niña que se llevaban doce meses. Lo habían calculado todo para optimizar los recursos familiares y de pareja. Llegaba siempre a las ocho en punto al trabajo, apenas 13 minutos de descanso y después vuelta a la contabilidad. Por la tarde, después de recoger a su dos hijos, iba al bosque a afinar su puntería...

Juan Puñal tenía una mirada tensa, se hacía la manicura con la boca y sudaba tanto fuera como dentro del terreno de juego. Cruza los dedos y su cara esboza gestos de rabia e impotencia, llegará...cara y cruz sin levantar la pierna
Juanito Puñal, aquella nota en la sala de estar: te quiero, pero me voy, le paralizaba las piernas. Estaba solo, en el estadio, delante de la pelota, en su casa. Vete a saber donde estará Raquel. Corre, suave, golpea a la derecha, claramente está indicándome el sitio por donde no quiere que lo lance. Joder Raquel, por qué. Golpeo...

Pedro dejó la empresa por una bursitis crónica en las rodillas. No tenía dinero para un nuevo e-troncomóvil y eso mentalmente era un palo...

Trabaja en la sección de lencería de El Corte Inglés, Aina Breast [por lo que indicaba su chapa negra en la solapa]. Me contó hace poco que está a punto de dejarlo, la sección me refiero. En lo otro está entusiasmada, trabajando en esos grandes almacenes que marcan el inicio de las estaciones, le encanta el contacto y la relación directa con el público (rara avis). El hecho es que el otro día, mientras andaba perdido y no encontraba la talla precisa, entablamos una conversación a bote pronto (será cuestión de empatía de género) sobre los nuevos sostenes que aumentan dos tallas. Me dijo que está siendo la sensación en lencería, que no hace más que venderlos a pares (una redundancia de algún modo). Esto sería anecdótico si no fuera por el hecho que me explicó a continuación.
- Oiga, ahora todo es aparentar más de lo que se tiene, pero luego vienen las decepciones.
Yo pensé en seguida en los camaleones de Madagascar...

Tots els continguts d´ aquest bloc, excepte on està especificat, són creació i propietat de © Jordi Roldán 2007-2012.