dilluns, 16 de juny de 2008

PROSPECTO: QUIMIOTERAPIA de SEGUNDA LINEA

http://www.espacioblog.com/myfiles/fotopaisajes/ESPIG%C3%93N-ARMINTZA.JPG


Evidencia insuficiente para administrar un segundo ciclo de quimioterapia a pacientes con cáncer de pulmón en estado grave.

Los pacientes con cáncer de pulmón en buen estado físico que no se curaron con un primer ciclo de quimioterapia reciben con frecuencia un segundo (quimioterapia de segunda línea). Un segundo ciclo de quimioterapia puede no aumentar las probabilidades de supervivencia de estos pacientes y puede hacer que se sientan peor, debido a los efectos secundarios adversos. Esta revisión halló un solo estudio que comparaba los efectos de un segundo ciclo de quimioterapia y en el que el tratamiento no mostraba beneficios, más allá del brindar tranquilidad a los pacientes. Este estudio no ofrece suficientes pruebas para juzgar si tal tratamiento causa más beneficios que daños y se necesitan estudios de mayor magnitud, antes de que puedan establecerse conclusiones sólidas.

http://www.cochrane.org/reviews/es/ab002804.html


a
quí, donde sopla fuerte el viento, en el espigón del puerto, pienso en la cara de la oncóloga y en el folleto de un laboratorio que llevaba en el bolsillo de la bata, un manual de compasión química patrocinado por material humano biodegradable

recibes un SMS que te confirma la cita para la consulta, una mañana cualquiera, mientras en el youtube suenan notas del concierto de Aranjuez de Chick Corea y Olga ha vuelto a tirar la taza del desayuno al suelo. Paralelamente a ese trozo de presente, abres la tapa del móvil y cancelas todo, por ejemplo la alarma de las siete, borras mensajes antiguos, teléfonos que ya no utilizarás y te centras en esas letras y cifras: consulta 104. 12:15

hay números que no se pueden olvidar, el nuevo código de barras ya no es la fecha de nacimiento, ni del santo cuando lo hay, ni del día que nació Olga hace tres años, el nuevo sello genético es un despacho y una hora

la vida te cambia de muchas maneras, pero hay una que no será superada porque es sádica tecnología a tu servicio, y es cuando entras en una máquina redonda y miras por el espejo de la pantalla tu anatomía interna y ves carne informe entre aire pulmonar, y oyes, porque lo oyes, a un tipo de bata blanca pronunciar, qué caso más interesante

aquí, en el espigón del puerto, solamente pienso en Olga y en mi pelo. Enciendo un cigarrillo y miro la foto de su cara. Porque es antinatural ver morir a un hijo, y de eso hay mucho escrito, pero nadie ha dicho una palabra de lo que es contar los días que te quedan, la cuenta atrás que supone, no saber si después de la próxima sesión alguien cuidará de ella como tú lo hacías

consulta 104. 12:15. Las cifras, si se acompañan de letras, tienen un punto de crueldad, incluso aquí, en el espigón, donde no hay lugar para ninguna matemática porque la vista descansa sin puntos de referencia. Soy candidata a un ensayo clínico, una nueva categoría de la que podría escribir una poética entera si tuviera talento

no es extraño que te sientas tan extraña creo que le oí decir a la psicóloga, qué caso más interesante le escuché al del sótano, hay que intentarlo me dijo la oncóloga. Ni una gota de información basura, todo era información de valor, aunque esas frases reciclables tampoco valgan demasiado. Yo sigo pensando si alguien cuidará de ella, si seré capaz de asumir mi fecha de caducidad, y de esto nadie me ha dicho una palabra, tampoco de porqué las tardes de verano tienen un tinte de canción de cierre de discoteca. Datos partidos que intento unir con el escaso pegamento de cariño a mi misma que me va quedando

consulta 104. 12:15. estadio IV, aquí en el espigón, con el viento de cara, no se mueve ni un solo mechón de mi pelo, ya no

nadie ha dicho nada sobre esto

[si algo tiene la tecnología es que te recuerda, con la inmediatez de la ecuación de Einstein, que el futuro no se puede pensar y si lo haces se convierte en presente]

tampoco nadie ha dicho nada sobre los viajes en avión a congresos con folletos de compasión química en la maleta

aquí, en el espigón, la única que habla es Olga, que me dice en forma de bucle: quiero que mamá no se vaya

Tots els continguts d´ aquest bloc, excepte on està especificat, són creació i propietat de © Jordi Roldán 2007-2012.