diumenge, 25 d’octubre de 2009

ABSTRACT: MINUTOS DE LA BASURA




En la pista que queda delante del mar no hay nadie. Lanzo de tres cien veces seguidas. No me acuerdo del porcentaje. Me canso, meto la bola en la mochila y me voy.

Entre la costa Oeste americana y la costa Este, por la US50, entre tornados de 216 centímetros y 140 kilos de peso bailando acid-jazz con Incognito (Still a friend of mine), se coló en las madugradas de este país la segunda parte del partido, los años noventa y el nuevo siglo, el segundo gurú de los locos del baloncesto, un calvo negro con forma de google-earth y voz de motown.

Buscando a Lupita, reverenciando al rey Michael, aerolíneas Jordan, dialogando con la pareja polígama de dos Stockton-Malone en la tierra de sal delante del lago, se pasaban las horas extrañas en ausencia de pizarras.
Recuerdo que junto a las vías del desierto, antes de cruzarse con los espaldas mojadas, te podías encontrar tomando una cerveza en el Montes pub a ese extraño elemento llamado Horry o al presidente ejecutivo del calabaza´s club y al general manager de los gepeto brothers hablando sobre la Longoria, que dicen que en persona pierde mucho.

Pienso que tanto hablar de literatura afterpop y nadie escribe así del deporte o sobre el baloncesto. Del mismo modo, piensa uno en tirar este blog a la basura y abrir un twitter, sería la evolución natural. Todo es posible. Hasta que un tío de Sant Boi gane de nuevo el anillo y se case definitivamente con Tolkien. Todo es posible, incluso que la literatura patria se deje de mirar tanto el ombligo y rellene sus amplias bocas de egocentrismo y corrección con Nocilla, que ya va siendo hora y la obra y el autor lo merecen. Ah bueno, que uno puede tener influencias de la literatura hispanoamericana del siglo 20 o de la norteamericana pero nunca de sus coetáneos. Ah vale, eso es de una estupidez tal como pedirle a los científicos que no tengan en cuenta lo que se está haciendo en la Clínica Mayo sino que se dejen influir por Hipócrates o el psicoanálisis freudiano, que ellos sí que postulaban bien. Venga, no me jodas.

Me entero tarde de la muerte de Andrés. Siempre se entera uno tarde de las muertes, por definición, exceptuando la propia, y en ese caso, la exclusiva tampoco la puedes publicar. De todas formas, como cuando Pepe se fue a otro sitio a explicar su punto de vista de la cuestión, ahora a cualquier cosa le llaman morirse. Afortunadamente, por aquí todavía queda el chocolate blanco de Daimiel y el último mohicano Trecet. Y la vida puede continuar siendo maravillosa.









17:39 cet. EL TALENTO SIEMPRE ESTÁ BAJO SOSPECHA. ¿POR QUÉ?

Tots els continguts d´ aquest bloc, excepte on està especificat, són creació i propietat de © Jordi Roldán 2007-2012.